La celebración nacional fue establecida por el Congreso federal en 1968 para reconocer la contribución económica, cultural y política de millones de inmigrantes hispanos y sus descendientes a la nación estadounidense
Celebramos la hispanidad con sus grandes matices
Estados Unidos celebra, cada año el Mes de la Herencia Hispana, del 15 de septiembre al 15 de octubre, lo que es un homenaje que traspasa los limites ceremoniales o de protocolo para convertirse en evangelio de las contribuciones al desarrollo e historia del país.
En 1968, el congreso estadounidense autorizó al entonces presidente Lyndon B. Johnson a proclamar la Semana Nacional de la Herencia Hispana, que incluye el 15 de septiembre en honor a la fecha en que se celebran las independencias de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, así como el 16 en México y el 18 en Chile.
Más tarde, el presidente Gerald R. Ford instó a las escuelas y a las organizaciones de derechos humanos a participar de las festividades.
Veinte años después de la génesis, el 17 de agosto de 1988, el presidente Ronald Reagan sentó las bases para un mayor reconocimiento a los estadounidenses de origen hispano y se aprobó la Ley 100-402 que ampliaba la celebración por un periodo de 31 días.
El explosivo crecimiento de la población hispana en Estados Unidos es una de las constantes de la historia, y en la última década aumentó casi un 25%, mientras el crecimiento del resto de la población fue del 4,3%, acorde a las cifras del censo de 2020.
Actualmente hay 62,1 millones de hispanos en el país, que representan el 18,7% de la población. Los estados con un mayor crecimiento de la población hispana fueron Florida, Texas, Nueva York, Illinois y California. Mientras el estado donde la población hispana constituye el grupo racial o étnico más grande es Nuevo México, donde representan el 47.7 % de la población.
En cuanto a ciudades, el cetro lo ostenta Hialeah con la mayor concentración de hispanos o latinos. Con un 96,3% de habitantes identificados como hispanos o latinos (más del 75% de origen cubano), ha sido bautizada como “la ciudad menos diversa” de la nación.
En pocas palabras, los hispanos son el grupo racial o étnico más grande del país. Las proyecciones sostienen que se mantendrá la tendencia al alza. Para el año 2060, se proyecta que los hispanos constituirán el 27% de la población estadounidense. Es decir: una de cada cuatro personas se identificará como hispano, lo que haría a Estados Unidos en el segundo país hispanohablante del mundo después de México.
En este crecimiento, la inmigración ha sido clave. Entre 2010 y 2019 se contabilizaron 9,3 millones de nacimientos de hispanos en EEUU, mientras 3,5 millones llegaron como migrantes.
Hoy, el 70% de los hispanos mayores de cinco años habla español como primera lengua.
Aproximadamente el 42% de los adultos hispanos en Estados Unidos (de 25 años o más) tenían al menos algo de experiencia universitaria en 2019, frente al 36% en 2010. Más mujeres hispanas que hombres hispanos han asistido a la universidad. aunque la proporción con alguna experiencia universitaria o más aumentó tanto entre las mujeres hispanas (38% a 45%) como entre los hombres hispanos (33% a 39%).
La cantidad de latinos matriculados en universidades también aumentó de 2.9 millones a 3.6 millones durante los años 2010 a 2019.
Hace apenas tres años las mujeres constituían una proporción significativamente mayor de estudiantes universitarios latinos que los hombres, 56% frente a 44%. Pero es importante señalar que existe una brecha de género en la matriculación universitaria entre todos los grupos étnicos.
Si tenemos en cuenta la proporción de latinos matriculados en la universidad, notaremos un aumento, de 14% al 19% entre los años 2010 y 2019.
La mayoría de los adultos latinos (55%) dicen que son católicos, mientras que el 16% son protestantes evangélicos y el 5% protestantes de la línea tradicional.
La media de edad de la población hispana en 2021 era de 30.5 años, la cual aumentó de 30.2 años en 2020.
Los latinos que han servido a la nación en las fuerzas militares suman 1,2 millones.
Acorde a los últimos informes, aproximadamente el 6% de los negocios en Estados Unidos son propiedad de hispanos, relacionadas principalmente a la construcción (16%), servicios de alojamiento y alimentación (13%) y profesionales, científicos y servicios técnicos (12%).
De igual manera los hispanos muestran una presencia pujante en la política, local, estatal y nacional.
La historia
La presencia hispana en el país se remonta a la época de la conquista del Nuevo Mundo, cuando los españoles hicieron incursiones en el territorio amerindio de lo que hoy conocemos por Estados Unidos. Ponce de León llegó en 1513 a lo que bautizó Florida, 107 años antes de la llegada de los peregrinos ingleses, en el barco Mayflower, a tierras de Norteamérica.
Aseguran los historiadores, basados en apuntes de la época, que Pone De León desembarcó en la pequeña isla que hoy llamamos Key Biscayne y que la bautizó Cayo Vizcaíno. Que tocó tierra firme en lo que hoy conocemos como Miami y que allí, en la desembocadura del río, ordenó construir un pequeño campamento militar.
El navegante continuó su ruta rumbo norte hasta tomar posesión de la península, que pensó era una isla, el 2 de abril de 1513, dándole por denominación La Florida, por la festividad de la Pascua Florida.
Cuatro décadas después, en 1559, el también almirante español Tristán de Luna y Arellano recorrió la costa oeste de La Florida y fundó a Villa de Santa María, en la actual bahía de Pensacola, que más tarde fue destruida por un huracán.
No fue hasta 1565 que Pedro Menéndez de Avilés fundó San Agustín, 48 años antes de la constitución del primer asentamiento inglés, en el actual estado de Virginia, y 55 antes de la llegada del Mayflower.
Ponce de León llegó en 1513 a lo que bautizó Florida, 107 años antes de la llegada de los peregrinos ingleses, en el barco Mayflower, a tierras de Norteamérica.
La independencia de las colonias españolas causó una reconfiguración de los territorios norteamericanos. España vendió Florida a Estados Unidos en 1821 por cinco millones de dólares y tuvo que ceder los demás territorios a la nueva República de México, por lo que ésta creció al norte hasta Oregón y al este hasta Texas.
Durante y tras el conflicto con México, en 1845 Texas fue admitida a la Unión Americana. El tratado de Guadalupe-Hidalgo de 1848, puso fin a la guerra y anexiona a EEUU el territorio mexicano al norte del río Grande, incluyendo California, a cambio de 15 millones de dólares.
Esto contribuyó, irreductiblemente a la herencia. Otros hechos significativos fueron el denominado Programa Bracero, vigente entre 1942 y 1964, que permitió que miles de campesinos mexicanos llegar a trabajar en los ingenios azucareros de EEUU y se instalaran en el país; la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965, mediante la cual se abrieron las puertas a inmigrantes de distintas nacionalidades; y la Ley de Reforma y Control de Inmigración en 1986 que buscaba crear formas de legalización para muchos inmigrantes indocumentados.
Punto y aparte para las olas migratorias derivadas de los regímenes totalitarios como Cuba y Venezuela.
El concepto de la hispanidad trasciende los más de 500 años de historia de la lengua española en América y crece desmesuradamente con el contacto de otras culturas, otras razas, en el continente americano. Los historiadores aseguran que la palabra hispanidad existe desde tiempos antiguos. Que tiene su nacimiento en el nombre Hispania que fue dado por los romanos a la península ibérica, que hoy es compartida por España y Portugal.
En los últimos tiempos se ha acuñado el término “hispanización de los EEUU” para referirse al proceso social de carácter migratorio y cultural mediante el cual la composición de la población estadounidense y su cultura adquieren y se nutren del carácter hispano.
En el mundo
A nivel mundial, el Instituto Cervantes estima que, alrededor de 600 millones de personas hablan español lo que representa el 7,6% de la población global. De ellos, 483 millones son hispanohablantes nativos, lo que convierte al español en la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes. Como dato curioso, en la era cibernética, es el español la tercera lengua más utilizada en internet.
Un total de 21.882.448 alumnos estudian español como lengua extranjera según datos referidos a 110 países y en todos los niveles de enseñanza.
En EEUU, como es obvio, el español es el idioma más estudiado en todos los niveles de enseñanza. En el Reino Unido, el español es percibido como la lengua más importante para el futuro. En la Unión Europea, Francia, Italia, Reino Unido y Alemania (por este orden) son los países con un mayor número de estudiantes de español.
La contribución del conjunto de los países hispanohablantes al PIB (Producto Interior Bruto) mundial es del 6,9 %., acorde al Centro de Estudios Cervantes.
Después del inglés, el español es la segunda lengua en la que más documentos de carácter científico se publican.
Copyright Diario las Americas . All rights reserved

source